Deadlight

Deadlight

Una cinematográfica experiencia de supervivencia zombi

La historia nos resultará familiar: estamos en 1986 y el mundo está sumido en el caos. Los supervivientes de una epidemia zombi son escasos, están desagrupados y se limitan a intentar sobrevivir. En el juego, tomas el papel de Randall Wayne, uno de los supervivientes, que se adentra en una Seattle postapocalíptica en busca de sus camaradas y sus seres queridos. Ver descripción completa

PROS

  • Gráficos hermosos
  • El mundo del juego es sumamente atmosférico
  • Escenarios muy inmersivos

CONTRAS

  • Algunas discutibles elecciones de diseño jugable
  • La dificultad de unas pocas zonas

La historia nos resultará familiar: estamos en 1986 y el mundo está sumido en el caos. Los supervivientes de una epidemia zombi son escasos, están desagrupados y se limitan a intentar sobrevivir. En el juego, tomas el papel de Randall Wayne, uno de los supervivientes, que se adentra en una Seattle postapocalíptica en busca de sus camaradas y sus seres queridos.

Un leve rayo de esperanza

Deadlight se centra en la narrativa, que, aunque simple, mantiene el interés gracias a la atmósfera del mundo en el que se mueve el protagonista. La jugabilidad es básica: puedes moverte a izquierda y a derecha, saltar y mantenerte atento a los peligros que te amenazan, que pueden ser cosas tan sencillas como una tabla del suelo en mal estado en una casa en ruinas que te haga caer y permita que los zombis te alcancen. Por desgracia, la jugabilidad presenta problemas en algunas zonas, en las que la dificultad es demasiado elevada. Hay ciertas áreas de plataformeo que requieren gran precisión y que, cada vez que se falla, obligan al jugador a repetir tramos anteriores. Aunque lo más probable es que te olvides de estos pequeños problemas cuando superes esas zonas y te encuentres con algún nuevo superviviente al borde de la muerte o descubras una nueva zona y te adentres en ella.

Verlo todo más que negro

La jugabilidad es más bien sencilla, como ya hemos dicho, pero donde Deadlight brilla con luz propia es en su puesta en escena. Aunque el juego se desarrolla en una perspectiva en dos dimensiones, consigue transmitir la sensación de un mundo vivo, bello y asolado, más allá de los confines de lo que vemos. Te moverás por luminosas áreas montañosas y por las oscuras y devastadas calles de Seattle, en las que los zombis arremeterán contra ti desde ventanas situadas en segundo plano y donde las partes más inesperadas del entorno urbano se convertirán en un potencial peligro para el protagonista. Cabe destacar asimismo el ingenioso uso del color negro en el juego: muchos objetos con los que se puede interactuar, así como el suelo, se representan en un oscurísimo negro que contrasta con el decorado. También es negra la figura del protagonista, cuyo pequeño sprite puede parecer insignificante frente a la magnitud del mundo del juego, pero cuya silueta oscura, en contraste con los escenarios, es fácilmente reconocible. El juego es parco en diálogos hablados una vez superada la introducción, pero la interpretación de los mismos es muy convincente en las pocas ocasiones en las que conversas con otros supervivientes. Puede afirmarse que el aspecto gráfico del juego, por encima de cualquier otro aspecto, justifica el título del mismo: Deadlight. El único problema que le encontramos es que ciertas decisiones de diseño para mantener una jugabilidad fluida, como el hecho de que el protagonista no pueda nadar, pueden hacer que el título nos parezca menos inmersivo de lo que debería.

Antes muerto que sencillo

Deadlight no es un juego adecuado si lo que quieres es un título de acción pura y dura, en el que corras, dispares y masacres hordas de zombis. Es un título que, por el contrario, emocionará a los aficionados a las películas de terror, a cualquiera que se haya preguntado cómo sería un apocalipsis zombi y a los jugadores con gusto por el detalle, que deseen explorar el mundo que cada juego les ofrece. Si este es tu caso, Deadlight, sin duda, merece la pena.

Deadlight

Descargar

Deadlight